Japa Mala 108 Cuentas (Hueso de Yak)

Tipo: 108 cuentas de 8mm

Material: Hueso

Incluye bolsito para transportar.

Para los tibetanos, el hueso de yak representa pureza, fuerza y coraje. Así pues, se utilizan los malas de hueso para domar energías negativas y dolorosas. El color blanco se asocia a la divinidad Chenrezig, el Buda de la compasión cuya mirada benévola nos protege.

$ 7.500
Nuevo
19 items
Descripción
Descripción

El hueso es un mateque rial tradicional utilizado en malas tanto en Nepal como en el Tíbet y representa la tierra y nuestra conexión con ella. También se dice el hueso significa fuerza y amplifica el prana (energía de fuerza vital).

Para algunos puede ser considerado poco ético el uso de hueso en un japa mala desde un punto de vista budista pero incluso es posible encontrar (en algunos santuarios de templos tibetanos) cráneos humanos. Su objetivo es recordarle al meditador la mortalidad de su cuerpo.

Para fabricarlos no se matan humanos ni animales. En el Tíbet y en lugares de la India, hay sectores donde son depositados los cadáveres sobre el nivel de la tierra. Los huesos se pueden recoger posteriormente para su uso.

Los japa mala de hueso se usan generalmente cuando se pronuncias mantras dirigidos a los yidhams iracundos, como Mahakala o Vajrakilaya.

Un japa mala es un conjunto de 108 cuentas que se utiliza mientras se repite un mantra (sonido sagrado) y que sirve para cultivar la concentración y la cualidad asociada a ese mantra.

Mala significa “guirnalda” en sanscrito, la lengua tradicional del yoga, mientras que Japa significa “repetir oraciones”. Como otros tipos de cuentas para la oración, el japa mala permite la concentración en el significado o el sonido del mantra. Su uso es una poderosa técnica meditativa donde se implican dos sentidos: el oído mientras se canta el mantra y el tacto mientras las cuentas van pasando entre los dedos.

En la tradición védica o hindú de la cual proviene el yoga, se sostiene en la mano derecha y las cuentas se pasan entre los dedos pulgar y corazón. El dedo pulgar representa la consciencia universal y el dedo corazón la pureza o “sattva guna”.

Para utilizarlo, siéntate en postura de meditación en un lugar tranquilo y escoge tu mantra. Sostén el japa mala en la mano derecha y comienza a pasar las cuentas entre el dedo pulgar y corazón, empezando en la cima del cordón y repitiendo el mantra una vez por cada cuenta. No debes pasar por encima de la cuenta más gruesa, así que cuando termines una ronda, si quieres continuar con otra, gira el mala y comienza de nuevo avanzando en dirección opuesta. Puedes repetir el mantra en voz alta, en un susurro o en silencio. Asegúrate de cerrar los ojos y respirar uniformemente para fomentar la concentración, sintonizar con la cualidad del mantra que repites y… ¡déjate llevar por la magia de los sonidos sagrados!