Rebajado

W-260

Cuenco Martillado Clásico (11 cm - La#)

Tranquiliza tu mente y mantén tu energía equilibrada con el sanador sonidos de nuestros Cuencos Tibetanos, creado para acompañar tu vida en estos momentos de meditación y creación.

Nota Fundamental: La#.

Incluye:Cuenco Tibetano martillado a mano, baqueta de frotación árbol nativo, cojín o almohadilla base, bolso protector bordado y recubierto en el interior con lino rojo.

Materialidad Cuenco:Aleación de 7 metales.

Diámetro Cuenco: 11 cm

Procedencia:Fabricado en Kathamandu, Nepal.

* El sonido del cuenco es exactamente el sonido del cuenco que estás comprando, grabado en HD en Casa del Cuenco

 

* Si por algún motivo quieres cambiar tu cuenco, lo puedes hacer sin ningún problema, solo escríbenos para que coordinemos el cambio a través de algún currier o bien puedes venir a la tienda a hacerlo.

 

 

Nuestros Cuencos Martillados Clásicos fueron fabricados de forma artesanal en Kathmandu, Nepal, por maestros artesanos que han recibido el conocimiento ancestral de la creación de un cuenco de generación tras generación.

Su elaboración combina la destreza del artesano, la correcta proporción de los metales y profundos estados meditativos necesarios para darle la forma y grosor perfecto a cada cuenco.

Sus usos son muy variados y diversos, se pueden aplicar complementariamente a cualquier tipo de terapia natural, en tus clases de yoga, meditaciones, sonoterapias, o simplemente para brindarte un momento de conexión cuando lo necesites.

Los beneficios de escuchar el sonido a través de nuestros canales auditivos en conexión hacia el cerebro, y de sentir sus vibraciones armónicas a través de nuestro cuerpo físico/energético, te harán entender que al ser todo vibración, basta con cambiar nuestra frecuencia para acceder estados de bienestar y plenitud duradera.

Acá dejamos solo algunos de sus múltiples beneficios a nuestra salud y más importante aún, para nuestra alma.

 

- Aumentan la producción de Linfocitos T, células especializadas del sistema inmune que juegan un papel central como mediadores de la respuesta inmunológica del cuerpo

- Hacen que los sistemas biológicos funcionen con más homeostasis (sanación celular), por ende, nos sanamos más rápido.

- Armonizan nuestros líquidos internos y se restablece la frecuencia vibratoria natural de ellos, afectando positivamente a todo el funcionamiento de nuestros órganos interno.

- Estimula la generación de dopamina y endorfina.

- Disminuyen la frecuencia de nuestras ondas cerebrales, pasando de estados Beta a Alfa y Theta.

- Permite la irrigación sanguínea, ayudando a problemas de varices, dolores de cabeza, tendinitis, entre otros.

- Entregan una rápida sensación de presencia y conexión con el momento presente, ayudando a generar un espacio de conciencia para observar nuestro mundo interior.

-Facilitan el proceso inicial de la meditación.

- Con el poder de su vibración, se movilizan nuestras energías sutiles que pasan por nuestros Chakras (centros energéticos centrales) y Nadis (centros energéticos menores).

- Cuando hay un mayor flujo energético, nuestra Aura se expande en consecuencia. Un Aura sana previene enfermedades, bloqueos energéticos, influencia externa de otros seres.

- Los cuencos le reintegran a cada órgano y función, sus sonidos o vibraciones originales, vivificando y fortaleciendo su esquema energético.

- Los sonidos penetran las piezas óseas y facilitan la lubricación articular, otorgando mayor movilidad y flexibilidad, además de estimular el calcio.

- Sangre: El torrente sanguíneo amplifica su oxigenación y dinamiza su tránsito a través de las venas y arterias (pues el fluido sanguíneo estás conformado por partículas piramidales de cristal de cuarzo, que, al tomar contacto con el sonido, comienzan a pulsar y a emitir luminosas irradiaciones sanadoras)

- Ayudan a normalizar la presión arterial y el ritmo cardíaco.

- Sistema Nervioso: Corrigen las desintonías existentes en los microcircuitos y neurotransmisores cerebrales, reconectándolos y activándolos.

- Oncología: Las células vitales estimuladas por los cuencos le transfieren al grupo de células desordenadas, patrones de Luz con el fin de crear estados de armonía y salud. Hay experiencias en enfermos con cáncer que han sanado con la ayuda de los cuencos.

Tocar tu cuenco es muy intuitivo ¡todos lo pueden hacer!, sólo se requiere algo de práctica y paciencia. Para sentir sus efectos basta con golpearlo sutilmente con la baqueta de frotación y dejar que resuene por el tiempo que estimes conveniente, en ese lapsus de tiempo puedes acercarlo a tu cabeza o chakra que quieras nivelar. Los cuencos también se pueden hacer "cantar" o "batir". Si comienza a sonar un sonido muy agudo debes quitar un poco de presión y poner la baqueta más horizontal, de modo que ésta roce en la "guatita" del cuenco y no tanto en el borde.

Si quieres aprender mejor cómo utilizar tu cuenco ingresa aquí para ver nuestros videos tutoriales.

A continuación te invitamos a ver un video de cómo se fabrican nuestros cuencos en el mágico valle de Kathmandú:

Despacho a domicilio en 3 a 5 días hábiles.

🧡 ¡SUSCRÍBETE! 🧡