CAMPTIB-S

Campana Tibetana (S)

Las campanas Tibetanas han sido utilizadas por los maestros desde hace años en el Tíbet y Nepal. Gracias a sus armónicos sonidos, acompañan a realizar meditaciones y/o sanaciones, limpieza, oraciones, ofrendas sagradas a todos los seres, para abrir y cerrar las ceremonias sagradas. Con ellas podrás tener una mayor conexión contigo mismo y tus maestros a la hora de realizar tus ceremonias sagrada.

Incluye: Hermoso packaging expansivo de Casa del Cuenco.

Materialidad: Bronce Acustico.

Diámetro: 8,7 cm

Alto: 15,5 cm

Las campanas se usan para meditaciones y sanaciones tibetanas, pero también se utilizan en templos y para llamar a los Ángeles.

Las vibraciones puras y relajantes creadas por las campanas se utilizan para aumentar la energía positiva, restaurar la armonía y el equilibrio. Las campanas suelen sonar antes de la oración y la meditación, para despejar la mente de los asuntos mundanos y disipar el estrés y la tensión.

El efecto de la sutil vibración de la campana es percibido por todo el cuerpo, de lo cual deriva también, su uso terapéutico. Al hacer sonar la campana mediante el Dorje, emite un sonido similar a la sílaba sagrada en el budismo OHM que lleva con su vibración a la armonía de los cuerpos y de los centros de energía.

También es usada para balancear nuestras energías femeninas y masculinas. Las campanas tienen la forma de una copa invertida y la copa (el cáliz) es una alegoría de lo femenino, del útero universal, creador de la vida, la fuerza y la energía.

Este instrumento sagrado tiene una característica y es que siempre va acompañado por su pareja, el Dorje que significa "la dureza o el único poder", y su equivalente tibetano significa la dureza indestructible y resplandor de los diamantes, que no pueden ser cortados ni romperse. Mientras que la campana representa el elemento femenino o sabiduría, el Dorje representa el masculino o compasión.

Combinando ambos elementos, femenino y masculino se puede alcanzar la iluminación. El Dorje se sostiene con la mano derecha y a la campana con la izquierda, representando así la unión inseparable del método y la sabiduría, cualidades indispensables para la consecución de la iluminación.

Las campanas se han hecho, a lo largo de la historia, de variados materiales como el hierro, el barro cocido, la madera y hasta de cristal. Los expertos aseguran que una campana que se precie debe estar elaborada con una aleación de bronce que tenga cuatro partes de cobre y una parte de estaño. Ahí es donde entra el componente mágico, ya que los fundidores, guiados a menudo por alquimistas, magos o sacerdotes se atrevieron a introducir cambios en el normal proceso de elaboración con el fin de obtener campanas con poderes especiales. Cuenta la tradición, que llegó a haber campanas con efectos alucinógenos debido a la vibración tan peculiar que producían.

Despacho producto de 3-5 días hábiles. 

Pago

 

🧡 ¡SUSCRÍBETE! 🧡